de Lola Álvarez Feito


Dislexia



                    Ya no puedo vivir sin red
                    y menos saltar sin red.
                    Se enredan las palabras,
                    abrazo algunas a ras de suelo,
                    vuelan otras enroscadas
                    a lo más alto del poema.
                    Mejor alegría que alergia,
                    mejor dos que dios,
                    mejor tu y yo que tuyo.
                    Bendita dislexia que me ayuda
                    a mejorar los versos que no escribo.







Pausa versal



                    Llamar a las cosas sin su nombre,
                    tildarlas de luz, sin acento conocido.
                    Baile de letras que disfraza
                    los días de labor como una fiesta.
                    Recitar de memoria versos olvidados,
                    salvaguardar el lenguaje
                    en un diccionario sin índice
                    y poner punto final a los discursos.
                    Inventar palabras, o recoger
                    aquellas que sembraron mis abuelas.

                    Yo me cansé hace tiempo de hablar bien,
                    me casé por lo civil con una musa.
                    Juré ante un viejo ejemplar de la RAE
                    ser siempre fiel a mis ideas, en la salud,
                    en la enfermedad.
                    Hasta que la ley del silencio
                    o esta pausa versal...

                    nos separe.

                    Todas las vidas de mi día.







Entre líneas



       Tengo por costumbre desde hace tiempo viajar en metro y escribir poemas movedizos, como este. Leo entre líneas historias que me inspiran. Casi todos los días pasa igual, correr bajo la música que anuncia la partida, pies que descienden a lo más hondo de los versos, puertas que se abren, otras se cierran. Respiro lenta, fatigosa tras la huida…No hace falta segundero para llegar a tiempo a la cita. En el asiento de enfrente, una pareja se ataca suavemente, a mi lado, una chica se empolva la nariz mientras una lágrima consigue escapar entre los barrotes postizos de sus pestañas…
       Transbordo, cambio de escena. Una música a veces inoportuna, se cuela “Bésame, bésame mucho, como si fuera esta noche la última vez”. Acordes de saldo y dignidad, ningún aplauso.
       Hervidero de sueños impacientes. Con el móvil del crimen en la mano, se mata el tiempo, y yo apunto, a punto…
       Cerca ya de mi destino, el hombre de la camisa a cuadros lee vorazmente “Adiós a las Armas”.
       Yo, camino sola…

Entre la muchedumbre es fácil
distinguir a los poetas en el metro,
todos tienen cuidado
de no introducir su alma entre coche y andén.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada